«Enclaustrado», de Ariel Zorión. Viaje al inframundo de las emociones.

La nueva novela de Ariel Zorión, "Enclaustrado", es un relato de terror psicológico breve. La intensidad entre sus líneas es elevada, y se mantiene en buena forma gracias al carácter sintético de la obra.
Hormiga atrapada en resina.

El punto de partida de Enclaustrado congela el aliento. Un hombre se despierta en una sala donde nunca ha estado antes. No tiene ni la más mínima idea de cómo ha llegado hasta allí y se siente realmente aturdido. Así comienza la historia. Y así empieza a aumentar la escala del miedo: el personaje en cuestión no puede moverse por mucho que lo intente, como tampoco hablar. Lo único que no ha cambiado en él es la lucidez de sus sentidos.

Portada de la novela Enclaustrado, de Ariel Zorión
Sugerente portada del thriller psicológico de Ariel Zorión.

Ariel Zorión nos presenta una novela simbólica. Enclaustrado es un relato conceptual cuyos personajes tienen la misión de tejer un entramado complejo sobre las más bajas pulsiones humanas.  A pesar de que no encontramos personalidades cambiantes, no debemos cometer el error de creer que es una historia de buenos y malos. En absoluto. La brevedad de la novela y su filosofía, entre el entretenimiento y la crítica social, exige elementos que actúen de icono.

La mayoría de los personajes exhiben lo patológico de su rencor y carencia absoluta de empatía. Quienes no se postulan en esa dimensión, como los agentes al cargo del caso, funcionan como contrapeso. Dicho de otra forma, en Enclaustrado observamos y sufrimos a través de la mirilla que la pareja de investigadores deja abierta para los lectores. Así, como ellos, cada paso adelante en sus pesquisas nos recuerda que el mal nunca deja de sorprender.

En este sentido, Enclaustrado no es exactamente una novela apta para aprensivos, dada la presencia de algunas escenas perturbadoras. Sin embargo, es de justicia resaltar que la autora desarrolla esos momentos de tensión extrema con elegancia, sin caer en el regocijo innecesario. Este equilibrio de sensaciones ofrece una lectura muy disfrutable, con un poso de intriga que se mantiene hasta el final.

Otro de los grandes logros de Enclaustrado es la pulcritud de su estilo. Ariel Zorión redacta con sencillez y precisión casi quirúrgica en la exposición de matices Nos regala muchas frases memorables, de esas que perduran tras la lectura y nos transportan a reflexionar acerca de nuestra propia vulnerabilidad en un mundo asalvajado. Para muestra, un botón:

La incertidumbre tiene dientes de acero que, una vez te han mordido, sueltan un veneno que se expande sin control.

En definitiva, Enclaustrado es una muestra más de que el talento literario goza de muy buena salud. Vive más allá de los grandes premios, de las costosas campañas de marketing de títulos contemporáneos con el mismo peso que un blockbuster hollywoodiense. Solo necesitamos un ojo avizor para dar con gratas sorpresas como esta entre el océano de libros que germinan a día de hoy.

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram

Conoce más...

Cartel de la I Feria del Libro Virtual Utopía
Entrevistas

I Feria Utopía: conociendo a autores.

En esta entrevista para la primera feria online del libro, Utopía, os hablo de algún libro que me ha marcado este último año, me sincero con vosotros acerca de por qué son los libros importantes para mí, y tengo la oportunidad de animar a leer a todos aquellos que temen sostener un libro entre sus manos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad